Colmena en una botella

Uno de los tipos más comunes de colmena apícola se basa en la colmena Langstroth, patentada por primera vez en Estados Unidos en 1852. Si bien tiene algunas características interesantes, como los marcos móviles, la marcha de la historia ha progresado considerablemente, mientras que este núcleo de las prácticas apícolas ha cambiado muy poco. Pero eso sólo significa que la apicultura como afición está llena de oportunidades para la innovación, y [Advoko] es pionero en su propio estilo moderno de colmena.

En la naturaleza, a las abejas les gusta vivir dentro de cosas como troncos de árbol huecos, así que ha modelado su colmena basándola en grandes botellas de plástico invertidas. Las abejas pueden entrar por la abertura de la botella y construir su panal de arriba abajo. Las botellas pueden cerrarse y moverse fácilmente sin que las abejas entren en contacto con ellas, e incluso crea alzas melíferas a partir de botellas más pequeñas, lo que permite cosechar la miel sin alterar el núcleo de la colmena.También hay una serie de estrategias para mejorar la estancia de las abejas en las botellas, como darles pinchos de madera en la botella para que construyan sus panales y cerrar las botellas con aislante para ayudar a las colmenas a regular su temperatura de forma más uniforme y mantenerlas oscuras.

Espera que esta idea sirva para inspirar a aquellos interesados en la afición que, de otro modo, no dispondrían de la gran cantidad de dinero que se necesita para montar incluso unas pocas colmenas tipo Langstroth. Incluso si no vives en una parte del mundo donde las colmenas Langstroth sean comunes, este sistema debería poder ponerse en marcha con una inversión económica mínima. Una vez que hayas empezado, echa un vistazo a otras construcciones que aumentan la colmena con alguna tecnología de monitorización.

Gracias a [Keith Olson] ¡por el consejo!

Ricardo Prieto
Ricardo Prieto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.