Retrotechtacular: Boya de la estación de datos oceanográficos para la década de 1960

América Aguilar
América Aguilar

Cuando vemos un informe meteorológico de televisión como los que cubren nuestras pantallas durante una temporada de huracanes, olvidamos fácilmente el alcance que representan en términos de recopilación e interpretación de datos. Grandes cantidades de datos de una variedad de fuentes alimentan los modelos meteorológicos que se ejecutan en algunas de nuestras computadoras más poderosas, y aunque no siempre se predicen con total precisión, nos hemos acostumbrado a que sean lo suficientemente precisos como para ser confiables.

También es fácil olvidar que una tecnología tan avanzada y la gran variedad de datos que hay detrás son desarrollos relativamente recientes. A mediados del siglo XX, la mayoría de los datos meteorológicos procedían de observaciones humanas registradas a mano, y se envió a meteorólogos a rincones remotos del mundo para registrarlos. Todavía había áreas importantes de la ciencia meteorológica que eran libros cerrados y, a través del Año Internacional de la Geofísica de 1957, se coordinó un esfuerzo mundial para cerrar esa brecha.

Suponemos que muchas lecturas ambientales ahora se toman automáticamente y, de hecho, la mayoría de nosotros podría producir un conjunto automático de instrumentos meteorológicos con relativa facilidad utilizando un microcontrolador y algunos sensores. En el momento del Año Geofísico Internacional, aunque esta tecnología aún era muy temprana, y la película debajo de la pausa detalla el desarrollo a principios de la década de 1960 de una de las primeras boyas de sensores oceánicos remotos automatizados.

Quizás nuestra última oración evoca una visión de algo lo suficientemente pequeño para sostener, de todos esos National Geographic imágenes de valientes científicos vestidos de aceite lanzándolos desde las cubiertas de los barcos de investigación. Pero la tecnología de principios de la década de 1960 requería algo un poco más grande, por lo que la boya en cuestión es (usando las unidades diarias) una plataforma circular de 100 toneladas más en la escala de un barco de tamaño mediano. Sobre la cubierta estaba dominado por una antena de HF (onda corta) y su paquete de instrumentos atmosféricos. Debajo de la cubierta (además de su carga útil electrónica) tenía un motor de explosión de propano y un generador para cargar periódicamente sus baterías. En uso, estaría anclado al lecho marino y fue diseñado para funcionar incluso en las condiciones más duras del mar.

La película presenta el proyecto, luego analiza el proyecto del casco apropiado para las condiciones extremas como un huracán. Vemos que el primer prototipo se instaló frente a la costa de Florida a fines de 1964, y luego de su avance a través del huracán Betsy en 1965. El monitor móvil en un autobús de pasajeros convertido se muestra en el corazón del mal tiempo, recibiendo telemetría constante de la boya. a través de olas de 40 pies y ráfagas de viento de 110 mph.

Luego se nos muestra el segundo prototipo de 1967 destinado a conectarse en el Pacífico, esta vez equipado con un sistema de registro de datos por computadora. El DEC PDP-8 recibe los datos montados en el bus, y se les dice que esta boya se puede almacenar herméticamente 24 horas para su transmisión en un solo paso. Notas principales para el equipo de producción de la película por el uso de la palabra “datos” en plural.

Finalmente, se nos dice cómo una futura red de boyas para supuestamente finales de los 60 y principios de los 70 podría ser servida por una cadena de estaciones receptoras para una cobertura casi completa de los principales océanos. En el apogeo de la Guerra Fría, este aspecto del proyecto sería extremadamente importante, ya que las lecturas meteorológicas hasta la fecha tendrían un valor militar considerable.

La película llama la atención sobre una tecnología con la que pocos de nosotros estaremos en contacto directo, pero cuyos beneficios todos sentiremos cada vez que veamos el pronóstico del tiempo por televisión.

Gracias [KB1LQC] por la propina.

  • Ostraco dice:

    Bueno, ese poquito de información ciertamente flotó hasta nuestra cima.

  • Queeg dice:

    A las 6:00 un minuto se puede ver a los trabajadores en cubierta y conocer la magnitud de estas cosas.

    Sin chalecos salvavidas, chalecos de seguridad, cascos … diferente.

    • Leithoa dice:

      Seguridad tercero.

      • FW dice:

        Bueno, al menos en los primeros cinco.

    • Marcos dice:

      ¡Ah, sí, los buenos viejos tiempos! Cuando cada carpintero tenía un máximo de nueve dedos y los pintores se volvían locos por los vapores.

    • Ostraco dice:

      Antiguo B / W de rascacielos en construcción. Red de seguridad? Difícilmente.

      • Doug dice:

        Sin embargo, vi un video en Netflix sobre la construcción de la torre de la libertad y usaron algún tipo de redes de seguridad. Desafortunadamente, el video mostró algunos detalles al respecto. Sí, el mismo video mostraba a los trabajadores del hierro caminando sobre las vigas como de costumbre. No creo ni por un momento que ninguno de ellos usaría ningún tipo de red de seguridad en la forma en que serían entrenados para usarla. Eso sería como la mano de perforación en una plataforma de pozo de petróleo que no usa la línea Geronimo para salvarse. sólo los locos que tienen una familia y / o una larga vida por delante se salvarían. Y sí, la línea Geronimo es algo efectivo.
        http://www.glossary.oilfield.slb.com/Terms/g/geronimo_line.aspx

    • Dave dice:

      En la depresión de la década de 1930, mi abuelo trabajaba en la presa Grand Coulee en el estado estadounidense de Washington.
      https://eo.wikipedia.org/wiki/Grand_Coulee_Dam
      Todos recibieron una dosis de benzadina (anfetamina) al comienzo del turno de noche y nuevamente a la medianoche. Han perdido gente para siempre y parece haber un recuerdo de todos los hombres enterrados viviendo en algún lugar del hormigón de la presa. El abuelo se derrumbó por el estrés y las drogas, tuvo su ataque y se convirtió en un granjero de manzanas.

      • Miroslav dice:

        “… Me resbalé y caí en el grito de cemento mojado – Me enterraron en esa gran tumba que no sabe un sonido – Pero sigo vivo …”

    • Doug dice:

      Tan pronto como vi la aparente antena de disco HF, sentí el tamaño. En mi imaginación, veo a los ingenieros señalando las líneas de los chicos del mástil diciendo “oye, podemos hacer una antena HF con estos”. Las antenas de HF costeras simples aumentarán las comunicaciones sonó al menos costando más que las torres altas en VHF

      Sí aquellos donde varias veces. Estoy confundido; si quienes notan la falta de herramientas de seguridad creen que la sociedad necesita volver a esos tiempos. Si lo hacen. Si suceden, deben contener la respiración. Los elementos de seguridad agregan la línea negra para el sector de seguros gratis a ese sector. ¿Quién cree Joe Public en la redacción de normas de seguridad?

    • Redhatter (VK4MSL) dice:

      Chalecos salvavidas … seguro. ¿Chalecos seguros? De acuerdo … ¿cascos? ¿Qué es probable que caiga en altura? No se parece a nada levantado.

      • Que no dice:

        Las personas también tienden a golpearse con el costado de la cabeza contra las cosas, dejándolas inconscientes o aturdidas y probablemente tendrán aún más problemas.

      • Doug dice:

        Tenía herramientas que tenían mucha fuerza sobre ellas resbalando y me golpearon en el costado de la cabeza, con fuerza, y vi que eso les pasaba a los demás. Hasta la boya, tenía equipos cerca de la parte superior que podrían necesitar servicio. Aunque no parece tan alto, probablemente sea lo suficientemente alto como para que una herramienta que se caiga cause lesiones.

  • KB1LQC dice:

    ¡Gracias por compartir Jenny! Es bastante sorprendente parte del esfuerzo para que esto sobreviva. Me encanta la idea de que haya plataformas flotantes en medio de la nada que controlen extensiones de la Tierra que la gente rara vez se atreve.

  • Antron Argaiv dice:

    ¡Aquí hay un gran video! Me encantan los viejos Telespec PDP-8 y ASR-33.
    Las computadoras reales tienen interruptores y luces. Y sentarse dentro de boyas en medio del océano, aparentemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *