Altaid 8800 pone el panel frontal en su bolsillo

Es seguro decir que la Altair 8800 es una de las computadoras más icónicas e importantes jamás creadas. La máquina construida a máquina es ampliamente considerada como la primera computadora personal comercialmente exitosa y, como tal, los especímenes impecables son artefactos históricos de buena fe cuando y si alguna vez aparecen en el mercado de pulgas. En consecuencia, existe una industria basada en el hogar dedicada a hacer copias asequibles que con mayor frecuencia utiliza hardware moderno para imitar el hardware original.

Pero ese no es el Altaid 8800. En primer lugar, no se parece en nada al Altair original. Sin embargo, más concretamente, no utiliza componentes modernos para copiar una computadora Intel 8080... en realidad es es Computadora Intel 8080: completa con un panel frontal completamente funcional para ingresar programas manualmente. Es lo suficientemente pequeño como para caber en una lata de Altoids, de ahí el nombre.

Creador [Lee Hart] Tampoco dejó de construir una máquina 8080 en miniatura. También experimentó el problema de producir una revista vintage falsa de dieciséis páginas para describir el proyecto y su funcionamiento. Normalmente llamaríamos a un documento de este tipo un "manual", pero de alguna manera en este caso parece restar importancia al increíble esfuerzo y atención al detalle que se puso en él.

Los esquemas y el firmware están disponibles si desea construir su propia versión del Altaid 8800, pero creemos que los precios de los PCB desnudos y los kits completos que [Lee] esta oferta es más que justa para lo que obtienes. De hecho, si siempre ha querido jugar con la programación previa al tablero y los parpadeos relacionados, esta podría ser una de las opciones más asequibles. Aunque para ser claros, también puede conectar Altaid a su computadora con un cable USB a serie si no puede incrustar programas en esos pequeños botones.

Podrías pensar que este es uno de los proyectos informáticos retro más creativos y únicos que jamás hayamos visto, y tendrías razón... si no fuera por [Lee]la propia tarjeta de membresía Z80. En cierto modo, el predecesor del Altaid 8800, este pequeño triunfo también cabe en el bote de Altoids y presenta su propia documentación estilo revista apropiada para la época. Detectamos cualquier problema con estos proyectos... pero ciertamente no nos quejamos.

Eva Jiménez
Eva Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.