Reutilización de smartphones viejos: Cuando reutilizar tiene más sentido que reciclar

Si nos fijamos en las especificaciones de los teléfonos inteligentes que han salido al mercado en los últimos años, es sorprendente ver cómo han mejorado aspectos como los núcleos de la CPU, la velocidad de reloj y el rendimiento de la GPU durante este tiempo, e incluso los nuevos teléfonos inteligentes económicos ofrecen una gran potencia de cálculo, así como un puñado de sensores. Lo más sorprendente es que de los aproximadamente 1.500 millones de smartphones que se venden cada año, muchos se desechan tras dos años de uso. Esto parece un despilfarro, y un reciente artículo de Jennifer Switzer y sus colegas propone que se utilice una métrica denominada intensidad de carbono computacional (CCI, por sus siglas en inglés) para determinar cuándo tiene más sentido reciclar un dispositivo que seguir utilizándolo.

Lo que complica la decisión de cuándo tiene más sentido reutilizar que reciclar es que hay muchas formas de definir cuándo un dispositivo ya no es "apto para su uso". Se podría argumentar que el smartphone medio sigue siendo más que lo suficientemente bueno después de dos años como para seguir utilizándolo como tal durante unos cuantos años más como mínimo, o al menos hasta que el fabricante deje de suministrar actualizaciones. Más allá del uso como smartphone, siguen siendo dispositivos con pantalla, conexión WiFi y un procesador capaz, lo que debería hacerlos aptos para un sinfín de funciones.

Por desgracia, como hemos visto con el desastre que supuso el concepto de "upcycling" de Samsung hace unos años, o el difunto Proyecto Ara de Google, por muy prometedora que suene la idea de "reutilizar, upcycle, reciclar", establecer un estándar industrial en este sentido es frustrantemente complicado. Y lo que es peor, con el paso de los años, los smartphones se han convertido en dispositivos cada vez más sellados y pegados entre sí, lo que complica la narrativa de la "reutilización".

Reciclaje imperfecto

Foto de 2011 de ghaneses trabajando en Agbogbloshie, un suburbio de Accra (Ghana). (Crédito: Marlenapoli)

Una pregunta que puede venir a la mente cuando se plantea la idea de "reciclar aparatos electrónicos" es por qué es una idea tan terrible. Al fin y al cabo, cuando se envía un aparato a reciclar, se desmonta cuidadosamente y se clasifican todos sus materiales antes de fundir los metales, reciclar los plásticos y manipular todos los demás elementos de esa manera industrial que hace que los episodios de "How It's Made" y el kin sean una delicia de ver.

La realidad es, por desgracia, menos soleada y perfecta. Según la ONU, sólo el 20% de unos 50 millones de toneladas anuales de residuos electrónicos (e-waste) se recicla formalmente, es decir, en centros de reciclaje debidamente equipados. El 80% restante se deposita en vertederos o se "recicla informalmente", generalmente por la población local, que quema las placas de circuitos y el cableado para extraer los metales, a menudo sin ningún tipo de equipo de protección. Estos resultados ponen de manifiesto la necesidad de reducir la cantidad de residuos electrónicos mientras no tengamos capacidad siquiera para reciclarlos.

Sin embargo, incluso dentro de las instalaciones formales de reciclaje, sólo se recicla realmente una parte de un smartphone viejo. Por ejemplo, un problema masivo son y siguen siendo los plásticos, muchos de los cuales son muy resistentes al reciclaje, especialmente si se tiene en cuenta la economía del reciclaje de plásticos. Peor aún, la economía del reciclado de teléfonos empeora con el tiempo, ya que cada vez se utilizan menos metales preciosos y otros elementos valiosos en las placas de circuitos y los chips, así como en menores cantidades. Como resultado, tras la trituración de las placas de circuitos impresos y sus componentes, la recuperación de estos metales requiere más esfuerzo para menos material. Incluso con los precios del cobre subiendo constantemente, la economía del reciclaje es tal que el concepto de no reciclar un dispositivo en funcionamiento, sino reutilizarlo, puede tener sentido desde múltiples perspectivas.

El carbono y la economía

La mencionada métrica CCI propuesta por Jennifer Switzer et al. se define como: 'la medición del impacto de carbono de un dispositivo durante su vida útil frente al cómputo útil que realiza durante su vida útil'. En términos más básicos, trata de captar si tiene más sentido utilizar un ordenador (como un smartphone) para tareas informáticas que enviarlo a reciclar y comprar un nuevo dispositivo para sustituirlo. Curiosamente, en el documento también se señala que entre el 60 y el 70% de los smartphones viejos nunca se tiran, sino que se guardan por ahí.

Las capacidades de los smartphones recientes igualan o superan las de los microservicios modernos. Los tres gráficos muestran el rendimiento (según la puntuación de GeekBench[21]), número de núcleos y memoria de los cinco teléfonos Android más populares lanzados cada año desde 2013. Una puntuación GeekBench de 1 equivale a un procesador Intel Core i3. Las líneas continuas indican la media. El sombreado muestra los rangos mínimo y máximo. El gráfico de memoria tiene dos líneas que corresponden a las configuraciones de memoria mínima y máxima disponibles. Las líneas horizontales discontinuas muestran las capacidades de diferentes tamaños de instancia de Amazon EC2 T4g en agosto de 2021, trazadas para contextualizar. (Crédito: Jennifer Switzer et al., 2023)¿Tendría sentido utilizar incluso una fracción de estos dispositivos como nodos informáticos? Una idea interesante es que estos teléfonos inteligentes son más que capaces de ejecutar microservicios y, cuando se alimentan con electricidad procedente de fuentes con bajas emisiones de carbono (hidráulica, nuclear, solar, etc.), su funcionamiento es esencialmente neutro en carbono. La eficiencia energética de estos SoC de teléfonos inteligentes es una gran ventaja en este caso, ya que están optimizados para el rendimiento por vatio, y vienen con su propio SAI en forma de batería integrada.

En su forma más simple, una "granja de computación" de este tipo que utilice smartphones puede configurarse usando nada más que una simple página web, como demostró sucintamente el Centro de Computación Paralela de Edimburgo de la Universidad de Edimburgo en 2016. En esta demostración, los voluntarios cargaban la página web que contenía algo de JavaScript para que su dispositivo pudiera contribuir al improvisado clúster de computación paralela. Para una solución más personalizada, los dispositivos podrían flashearse con una ROM personalizada que los optimice para una tarea específica.

Ciclismo ascendente

Foto promocional de Project Ara. (Crédito: Motorola)

Un aspecto que realmente cimentó el PC de IBM como un concepto informático que ha perdurado hasta nuestros días es la posibilidad de actualizar, añadir y sustituir componentes enteros mediante el uso de módulos de almacenamiento, memoria y unidades de procesamiento. Hace más de una década que se intenta conseguir algo similar con los smartphones con los llamados smartphones modulares. Por desgracia, tras el PuzzlePhone de 2015 (fallecido en 2017) y el Project Ara de Google (fallecido en 2016), no ha habido intentos significativos de convertir los smartphones en general en un sistema modular y fácilmente reparable. Esto, junto con el tradicional cargador de arranque bloqueado, limita significativamente cualquier intento de reutilización.

En este sentido, la reutilización de los teléfonos inteligentes en un clúster de computación es probablemente la opción más sencilla, que podría, por ejemplo, en el caso de un teléfono inteligente Android, implicar el uso del kit de desarrollo nativo (NDK) para ejecutar el mismo código basado en C que se ejecutaría en los nodos de computación normales. Menos sencillo sería reutilizar especialmente un smartphone antiguo como reproductor multimedia dedicado, ya que el sistema operativo del dispositivo acabaría considerándose "demasiado antiguo" para este tipo de aplicaciones de reproducción multimedia. En este caso, la falta de controladores actualizados (blob binario) para los SoC móviles más antiguos es un gran obstáculo para la reutilización, ya que esto bloquea estos sistemas esencialmente en un kernel Linux más antiguo.

Si nos fijamos en lo que Samsung estaba sugiriendo con su programa de upcycling antes de que fuera nerfeado, los conceptos para la reutilización incluían todo, desde un controlador inteligente para el hogar hasta una estación meteorológica y una cámara niñera. Y lo que es más importante, desbloquearía los cargadores de arranque y eliminaría la necesidad de comprar un montón de dispositivos nuevos cuya funcionalidad podría cubrirse fácilmente con un smartphone más antiguo. Es decir, cualquier cosa que incluya una pantalla, WiFi, Bluetooth y una batería. Teniendo en cuenta que, por ejemplo, un controlador doméstico inteligente no es más que un dispositivo basado en un SoC con WiFi, una pantalla, etc., utilizar en su lugar un smartphone antiguo parecería sensato.

A la luz de esto, el punto de vista del escéptico podría ser que el problema reside en los fabricantes de teléfonos, que simplemente no nos dejan tener cosas bonitas.

La sociedad del usar y tirar

Que es más eficiente seguir utilizando dispositivos como los smartphones que, de otro modo, acabarían acumulando polvo en los cajones -o triturados para recuperar una fracción de los materiales que se emplearon en su producción- es algo que debería estar claro a estas alturas. La falta de aplicación de este tipo de reutilización es algo que en general puede atribuirse a la actitud general de "sociedad de usar y tirar", cada vez más extendida desde el auge de la producción industrial de bienes en el siglo XX.

Teniendo en cuenta el concepto relacionado de obsolescencia programada, que se acuñó ya en la década de 1930, ahora parece casi pintoresco mirar al PC IBM y la extrema extensibilidad y capacidad de actualización que permitía. No sólo ofrecía un bus de actualización flexible que permitía la aparición de industrias completamente nuevas de tarjetas de expansión y demás, sino que las guerras de clones de PC de los años 90 también aniquilaron esencialmente las actualizaciones limitadas y de diseño fijo de los ordenadores domésticos hasta entonces, aunque esto no fuera lo que IBM pretendía que ocurriera. Es posible que la experiencia de IBM con las actualizaciones, el mantenimiento y las reparaciones sencillas de los mainframes influyera en esta elección de diseño, pero el efecto fue que el PC se convirtió en el estándar de facto, con todas estas ventajas de modularidad.

Gracias a la naturaleza modular de los PC, un sistema puede configurarse y reconfigurarse para adaptarse a una función concreta, lo que contribuye a prolongar su vida útil. Incluso si, como una versión moderna de la Nave de Teseo, cada uno de los componentes de un sistema habrá sido sustituido a lo largo de unas décadas, parece justo argumentar que, aunque no sea exactamente el mismo dispositivo que era al principio, desde el punto de vista de los residuos electrónicos, cada componente individual habrá cumplido su vida útil máxima.

Además, al tratarse de un sistema modular, los componentes de distintos PC pueden ensamblarse en otro sistema, que podría seguir siendo útil durante unos cuantos años más. Lamentablemente, ésta es también una propiedad que los portátiles han perdido con los años, y que los smartphones y las tabletas nunca han adoptado de forma significativa. Tal vez, con el movimiento del Derecho a Reparar abriéndose paso por fin, algún nivel de modularidad llegue también a los smartphones y otros dispositivos, lo que haría no sólo más fácil y atractiva la reparación, sino también la reutilización.

Quién sabe, tal vez algún día los smartphones incorporen los mismos sistemas de bricolaje, caja blanca y OEM que vemos hoy en los PC, y la gente utilice los viejos smartphones para clusters y proyectos de hobby que hoy requieren una placa Raspberry Pi o similar.

  • Arthur Wolf dice:

    Una de las razones por las que añadimos un puerto Ethernet a Smoothieboard y desarrollamos interfaces de control basadas en web para láseres, CNC e impresoras 3D, es para que los usuarios puedan reutilizar viejos smartphones y tabletas como interfaz de control para su máquina, algo que muchos usuarios han hecho.

    Seguro que hay muchos otros usos posibles para este hardware. Aunque regalarlo a una organización sin ánimo de lucro también es una buena idea, este tipo de donaciones son parte de por qué el 80% del mundo tiene ahora acceso a un smartphone, y por lo tanto a la educación, etc.

Eva Jiménez
Eva Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *